miércoles, 3 de junio de 2015

Ahora que la jornada laboral ha terminado, deseo no ver personas. Encerrarme en mi cuarto o perder la vista por horas. Amanecer desnudo y sin tanto cansancio, sin la resaca de no estar a tu lado.
Quisiera aprovechar cada momento para sentarme a pensar lo mucho que te quiero..

Después de las seis de la tarde, mi memoria se contrae, regularmente evoco tu sonrisa y transformo mi seriedad en tristeza.

No sé bien que soy hoy.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario