miércoles, 23 de septiembre de 2015

A mi, la verdad, no me dan ganas de cosas.
Ni de salir a caminar o a cantar en el auto.
No tengo intenciones de seguir por aquí de manera intensa.
Estoy anhelando huir de las emociones que me han traído hasta el rincón donde me encuentro.

Quisiera quedarme en casa o dormir.
Detenerme a ver el paisaje.
Pensar.
Reír.
Fin.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario