domingo, 2 de octubre de 2016

Y casi como todo empieza, nos olvida. Pequeños tulipanes en tu puerta, algunas letras bajo la entrada. Diversas historias que no concuerdan. Lágrimas por todas partes.

No encuentro un buen motivo para que te sientas amada.

Noches cortas, primaveras largas. Otoño húmedos e inviernos cruentos, aburridos, llenos de vacío.
Las flores nuevamente. Las cartas otra vez. Nada vuelve. Nada se queda ni un minuto en tu mente.
¿Por qué? ¿Por qué no puedes verme más? Razones sobran, lo sé, pero también algunas cuantas consecuencias pude borrar aunque ya no estoy seguro.

Pequeños tulipanes en tu mesa. Risas para recordar. Noches en un sofá. Tus piernas largas para tu cuerpo frágil y diminuto. Cae lentamente mi reputación en un abismo donde prefieres tenerme.
No te culpo. Solamente quieres ser tú.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario