lunes, 13 de marzo de 2017

Para cuando todo se olvide, me gustaría seguir sintiendo que fui importante para tu vida. Al morir, ojalá, quisiera que mi perro llore un poco mi ausencia y que mi madre se despreocupe de tantas cosas.

Mis hermanos y mi padre acuerden infinita paz en sus mentes y ella, mi hija, no tenga miedo de lo que viene. Ojalá. Lo deseo.

Los quiero, eterno.